Obstrucción del Conducto Lagrimal

Alivia  el bloqueo del conducto, Soluciona el Lagrimeo y la Irritación Constante de tu Bébe

¿En qué Consiste ?


 Constantemente producimos lágrimas para ayudar a proteger la superficie del ojo. Los conductos lagrimales son pequeños tubos en las esquinas interiores de los ojos que drenan estas lágrimas hacia la nariz.


En los bebes, en ocasiones, es posible que este conducto no esté completamente desarrollado al nacer. Puede estar cerrado o cubierto por una delgada película, lo que causa un bloqueo parcial.


La obstrucción del canal lagrimal es por tanto un bloqueo (parcial o completo) de estos conductos que no permite que las lágrimas drenen como deberían.


El signo más común en esta patología es tener los ojos acuosos y el incremento del lagrimeo, llegando incluso las lágrimas a rebosar de los ojos y resbalar por la mejilla. En ocasiones se acumulan y se crean legañas, irritando los ojos y pudiendo dar paso a desarrollar infecciones (conjuntivitis).


En los niños, este lagrimeo se vuelve notorio durante las 2 ó 3 primeras semanas de vida.



¿ Cómo lo tratamos ?


    La Osteopatía ha demostrado ser un tratamiento no invasivo muy eficaz en la mayoría de los casos.


   El tratamiento que realizamos consiste en abrir o desobstruir el conducto lacrimal. Para ello, en primer lugar revisaremos y en caso necesario trataremos los huesos del cráneo ya que están directamente relacionados con el ojo y la nariz, a continuación realizamos un pequeño masaje y movilización del lacrimal del bebé de forma muy suave e indolora. Con esto conseguimos dar elasticidad y liberar y bombear el canal lacrimal. Con todo esto obtendremos un tratamiento muy específico para solucionar este problema en unas pocas sesiones.


DIRECCIÓN:

J&R Global Medical Clinic

 C/Martinez de la Rosa nº 17

18002- Granada

671767926 Whatsapp

TELÉFONO : 858 98 7108 - 671 76 79 26

I  AVISO LEGAL  I  -  I Politica de PRIVACIDAD I

l Política de cookies l

J&R Global Medical Cinic